Quiromasaje, término inventado por el doctor Vicente Lino Ferrándiz García (1893-1981), quien desarrolló esta técnica en España. Viene de la palabra griega quiros (manos).

Y es que el quiromasaje es un conjunto de técnicas que se realizan con las manos para tratar al paciente de diferentes dolencias, y que en ocasiones se ve complementado por otras terapias.

Relajación y salud todo en uno, es un buen resumen de lo que nos puede ofrecer el quiromasaje.

Esta técnica es un compendio de varios tipos de masajes (masaje sueco, masaje turco, masaje oriental…) al que se añadieron una serie de manipulaciones novedosas que lo hicieron único y diferente.

 

El quiromasaje se basa, en la acción mecánica de las manos sobre la piel, con unos movimientos que denominamos manipulaciones, realizados con un ritmo y una velocidad determinada y que tienen su efecto más inmediato sobre la piel, el sistema nervioso, el sistema circulatorio o el sistema músculo-esquelético, entre otros.

Los tejidos blandos de los pacientes son movilizados por el quiromasajista con el objetivo de descontracturarlos, relajarlos o estimularlos. Las manipulaciones que se realizan dependerán del objetivo del masaje.